web
stats
Lunes a Viernes de 10:00 a 12:00
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Julio 18, 2016

Detrás de EPN-CNTE
Publicado: Julio 18, 2016

Estamos entrampados en una disputa de intereses entre autoridades y CNTE, en donde la educación, los estudiantes no existen, no son prioridad, aunque se les mencione en los discursos baratos e hipócritas de ambos lados.

Durante años, Gobiernos y Sindicatos fueron cómplices, manipularon millones de pesos, obtuvieron dadivas, beneficios, apoyos mutuos en un amasiato que hundió en un rezago vergonzoso a una región empobrecida. Total, a quien le importan los indígenas.

La CNTE pudo cambiarle el rostro a este escenario, logro el control de los institutos educativos, millonarios recursos, la influencia necesaria para exigir inversión en los planteles, mejoras en los materiales, aumentos salariales, mejor preparación, pero, prefirió dejarse seducir por el diablo.

En 3 décadas todo opero a la perfección, hasta que la administración federal decidió recuperar la rectoría en la asignación de plazas y manejo de recursos, esto no gusto a sus soterrados socios quienes han armado un verdadero caos con el so pretexto de defender a los maestros, alumnos, y la calidad educativa. Patrañas que la filia y la fobia por un gobierno despreciado desde el principio por su corrupción y superficialidad provoca que la ciudadanía los defienda.

Quiero compartir dos casos, que no son nuevos que vienen desde antes del inicio de este conflicto. Y nos dejan ver como nunca la educación, planteles mucho menos los niños han sido prioridad de ninguno de estos grupúsculos, pandillas oficiales y dizque disidentes.

Ambos fueron publicados en el portal Sin Embargo.com

En Nochixtlan, lugar donde se registró un enfrentamiento que dejo 8 muertos y cambio el rumbo de la discusión de la Reforma educativa. Hay una escuela con un aula en ruinas. Una biblioteca a la que no se puede pasar porque el techo está por derrumbarse.

Niños que van sin comer y no aprenden, porque tienen hambre. Una maestra bilingüe que vive en un cuartucho, con una cama hecha con cuatro mesas y con un techo de lámina galvanizada sostenido por unas piedras para evitar que se lo lleve el viento. Es una maestra rural con 20 años de experiencia en lidiar con la miseria.

Pero aún, en esas condiciones paupérrimas, la maestra ha visto emerger de sus alumnos, hombres y mujeres profesionistas.

Aún con hambre, dice, hay niños que sobresalen. El método con el que aprenden es distinto al de las ciudades y poco convencional. Los alumnos aprenden a partir de su comunidad e investigan.

Segunda Historia. Una pequeña escuela primaria rural, dos aulas, dos maestros, uno de ellos ejercía en la práctica como director, recibió la notificación de que había sido seleccionada para recibir computadoras. Poco les importó que el maestro-director tratara de explicar que en aquella escuela no había luz eléctrica. Algún día la tuvo, como constaba en los registros burocráticos de la Secretaría, pero los paneles solares dejaron de funcionar y nadie regresó para arreglarlos; eran el tendedero más elegante de la región. Unos días después el maestro vio a lo lejos un camión que, dando tumbos por la brecha, se acercaba a paso lento; las catástrofes nunca llevan prisa.

Los cargadores bajaron las computadoras, las dejaron a la sombra del árbol en el patio de tierra de la escuela, y pusieron en las manos del maestro-director dos documentos. En el primero firmaba haber recibido 12 (doce) pantallas; 12 (doce) CPUs con sus respectivos cables; 12 (doce) teclados; 12 (doce) mouses; 12 (doce) pads. En el segundo firmó una responsiva que lo hacía responsable único de los equipos. El maestro-director-responsable único de los equipos de computación de la escuela sin luz fue a su casa, quitó de su pequeña bodega una cadena y un candado, metió el equipo en una de las aulas, cerró y guardó la llave.

Del total de escuelas en el país, el 42.27% no tiene drenaje disponible, lo que significa que en cuatro de cada diez centros educativos el Estado ha fallado para conectar a los inmuebles a la red pública o a una fosa séptica que permita el control adecuado de desechos y por lo tanto, reducir riesgos a la salud.

En el 27.72% de los planteles, es decir, 57 mil 567, no hay acceso al agua de la red pública del Estado, por lo que estas escuelas se abastecen acarreándola, por pipas o por alguna otra fuente.

Hay 23 mil 283 escuelas sin baños o sanitarios y 20 mil 111 sin luz eléctrica, es decir, el 11.21% y 9.68% del total de planteles en el país, respectivamente.

Resultados “desoladores”, pues además de mostrar las condiciones en las que los niños mexicanos asisten a la escuela dan cuenta del “uso ineficiente” de los recursos que se han destinado durante décadas para mejorar la infraestructura educativa.

Y de esto todos los que ahora se dicen héroes de la patria, y se elevan al nivel de José Vasconcelos, Manuel López Cotilla, O José Maria Luis Mora, jamás lucharon, ni cambiaron ni nada solo se enriquecieron, juntos en la misma cama mientras ahogaban a la educación.

Crédito de imagen: AP

TE PUEDE INTERESAR
¡COMPÁRTELO!