web
stats
Martes de 21:00 a 22:00
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Diciembre 19, 2016

El Antídoto vs La corrupción
Publicado: Diciembre 19, 2016

Hablar de Corrupción en México es un tema cotidiano, algunos afirman que somos corruptos por naturaleza, otros que forma parte de nuestra historia.

Lo cierto es que la hemos normalizado, integrado a nuestro vocablo, estilo de vida, como una forma indisoluble para conseguir lo que buscamos y deseamos en la vida.

Durante mi vida es común escuchar frases como “el que no tranza no avanza”. “mochate para que dure”, “Dale una propina para que se mueva”, “Hay que engrasar los engranajes de la maquinaria”, ideas concretadas que nos han llevado al hoyo en donde nos encontramos.

Hoy por hoy la Corrupción es el principal cáncer de México, el peor de sus males, el peor enemigo, que no le permite generar alternativas para enfrentar los embates que puedan venir a futuro.

La alternancia en el 2000, no acabo con esta práctica, horrorizados descubrimos que Miguel de La Madrid tuvo razón ¨La Corrupción somos todos¨.

Vicente Fox y el PAN no cambiaron las rutinas institucionales como la discrecionalidad y opacidad de la autoridad, incluso estos problemas se multiplicaron por la fragmentación del poder en todos los partidos y la autarquía de gobiernos locales sin vigilancia ni contrapesos.

Han sido las denuncias ciudadanas, las redes sociales, la prensa las que han evidenciado casos lamentables, que ponen el tema en el centro de las preocupaciones, y da la impresión de que entre la sociedad comienza a entenderse las consecuencias tan graves de ser un país corrupto.

El problema es que ya no basta con la denuncia, debido al cinismo de los políticos, tenemos un presidente que insiste en normalizar la corrupción, hacerla parte del ¨Mexican Curios¨

Pero lo peor es nuestra clase política en su conjunto que es tan cínica que ha convertido su propia corrupción en tema de proselitismo electoral. Kafkiano hasta la medula

Ahora resulta que la oferta central de todos los partidos y sus dirigentes con vistas a los comicios estatales de 2017 y la elección presidencial del 2018 es la lucha anticorrupción.

Todos ofrecen acabar con ese flagelo vergonzoso que distingue a la vida pública de nuestro país… del cual ellos mismos son protagonistas.

El anuncio de la creación de órganos partidarios internos para combatir la corrupción ha tenido un tono contundente y radical, “No toleraremos”, “vamos a erradicar”, “expulsaremos a los corruptos”, “basta de impunidad” han sido frases infaltables en el discurso de dirigentes y presuntos candidatos a riego de morderse la lengua.

Sin embargo, en los hechos, nada ocurre. Finalmente se solapan unos a otros.

La principal amenaza, rumbo al 2017, no es Donald Trump, es la clase política que se ha gastado la riqueza del país, que no ha invertido en infraestructura, que no genera empleos, que combate la pobreza sólo como una estrategia Electoral.

Debemos entender que no llegara ningún tlatoani a salvarnos, que nadie de la actual clase política cambiara las cosas porque todos son parte de la misma mierda, solo nosotros como sociedad, empezando en nuestra casa, en nuestro trabajo, en hacer lo correcto, aunque cueste más trabajo, nos sacara de un problema que amenaza con destruir nuestra nación.

¡COMPÁRTELO!