web
stats
Lunes a Sábado de 00:00 a 04:45
BLOG: Las Redes del Tiempo
Red AM
Red AM
1110 AM
Marzo 27, 2019

El psicoanalista Erich Fromm
Publicado: Marzo 27, 2019

Erich Pinchas Fromm nació el 23 de marzo de 1900 en Frankfurt, Alemania. Fue hijo único del comerciante de vinos Naphtali Fromm y Rosa Krauze. Era descendiente de ilustres familias rabínicas y recibió una educación religiosa dentro del judaísmo ortodoxo.

Iniciado en la educación talmúdica y filosófica por su tío abuelo materno, Ludwig Krauze, los modelos a seguir del joven fueron académicos judíos como el célebre pensador Hermann Cohen y los rabinos Nehemia Nobel y Salman Baruch Rabinkow.

Dos acontecimientos en su adolescencia temprana tuvieron gran influencia en su vida. El primero tuvo que ver con unos amigos de la familia. Ella tendría unos 25 años; era una hermosa y atractiva pintora, la primera artista que Erich conocía. Había estado comprometida y luego rompió su compromiso; casi siempre estaba en compañía de su padre viudo.

Un día, el hombre murió e inmediatamente después ella se suicidó, dejando un testamento en el cual estipulaba que su deseo era ser enterrada al lado de su padre. La tremenda noticia sorprendió al joven de 12 años, quien solo atinó a preguntarse: ¿por qué?

El segundo evento fue más fuerte: la Primera Guerra Mundial. A sus escasos 14 años, Fromm conoció el desprecio de los alemanes por los ingleses y pudo darse cuenta de hasta dónde podía llegar el nacionalismo alemán.

El odio y la histeria de la guerra lo asustaron y quedó realmente impresionado por la naturaleza de la conducta humana, siendo incapaz de comprender un acto tan irracional.

Al terminar el bachillerato, estudió dos semestres de Derecho en Frankfurt, pero luego se mudó a la Universidad de Heidelberg para estudiar Sociología, Psicología y Filosofía.

A los 22 años realizó su tesis titulada La ley judía, dirigida por Alfred Weber, con la que recibió su doctorado. Continuó con sus estudios del Talmud con el rabí Rabinkow y se especializó en Psicoanálisis en la Universidad de Munich.

En 1924, Erich Fromm fue psicoanalizado por Frieda Reichmann y más tarde por Wilhelm Wittenberg, en Múnich. Dos años más tarde se casó con Reichmann, judía ortodoxa como él.

Comenzó el estudio de la doctrina freudiana, encontrando una forma de comprender la personalidad humana y su irracionalidad, así como las teorías de Karl Marx, que lo ayudaron a comprender las influencias sociopolíticas en el comportamiento humano.

Tras ser nombrado profesor en la Universidad de Frankfurt, hizo el intento de continuar el psicoanálisis con Karl Landauer y realizó sus primeras publicaciones como psicoanalista freudiano ortodoxo.

Fue miembro activo del Instituto de Investigación Social en Frankfurt y fundador el Instituto de Psicoanálisis de Alemania del Sur en su ciudad natal, junto con su esposa Frieda Reichmann y Karl Landauer.

Finalizó su formación en Berlín y comenzó su práctica profesional como psicoanalista en esa misma ciudad. Renunció a la práctica del judaísmo ortodoxo, hasta llegar a un ateísmo místico.

Durante el verano de 1931 enfermó de tuberculosis y viajó a Davos, Suiza, para recuperarse. Tras cinco años de matrimonio, se divorció de Reichmann, con quien mantuvo una amistad de por vida.

Durante los años 30, Fromm dio a conocer sus primeros trabajos sobre psicología religiosa, estableciendo estrecho contacto con pensadores de la Escuela de Frankfurt, como Herbert Marcuse, Walter Benjamin y Theodor Adorno.

En 1933 murió su padre y Fromm visitó por primera vez los Estados Unidos para dar unas conferencias en Chicago, invitado por Karen Horney, con quien mantuvo un romance durante diez años.

Al año siguiente, el ascenso de Hitler y el régimen nazi al poder lo obligaron a mudarse a Ginebra, Suiza; poco después emigró a Estados Unidos, estableciéndose en la ciudad de Nueva York.

Trabajó en el Instituto de Investigación Social junto con otros colegas refugiados y fue profesor en las universidades de Columbia, Michigan, Nueva York y Yale, el Colegio Universitario Bemmington de Vermont y el Instituto Americano de Psicoanálisis.

Pese a repetidos problemas de salud, se involucró en asuntos sociopolíticos por los que sentía un verdadero interés. Aunque era un hombre frágil y pequeño, tenía una vigorosa personalidad e incluso viajó a Rusia para salvar a un primo.

En 1939, durante su estancia en Europa, tuvo una recaída de la tuberculosis y pasó seis meses de convalecencia en una clínica de Suiza.

Tras la revisión de su acercamiento psicoanalítico y las teorías freudianas, las divergencias intelectuales con otros miembros del Instituto de Investigación Social, especialmente Marcuse y Adorno, llevaron a su desvinculación del mismo en 1939.

En 1940, Erich Fromm obtuvo la ciudadanía estadounidense y al año siguiente publicó El miedo a la libertad, obra que trataba al movimiento nazi con una interpretación denominada sociopsicoanalítica. Fue una obra muy traducida y divulgada, que lo dio a conocer y reveló su alejamiento definitivo de Freud.

Según el autor, el animal forma parte de la naturaleza y nunca la trasciende; el hombre, en cambio, tiene autoconciencia, razón e imaginación. Forma parte de la naturaleza, está sujeto a sus leyes físicas y no puede modificarlas, pero la trasciende.

En 1943 terminó su relación amorosa con Karen Horney. Al año siguiente se casó en segundas nupcias con una inmigrante judeo-alemana, Henny Gurland.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, Fromm continuó dando clases e impartiendo conferencias en varios países. Publicó El hombre para sí mismo, que incluye su concepto de la orientación mercadotécnica del carácter.

En 1949, su esposa Henny enfermó y Erich decidió trasladar su residencia de Nueva York a Cuernavaca, México, en busca de un clima mas propicio para el restablecimiento de su salud.

Poco después, se mudó a la Ciudad de México y fue profesor extraordinario en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde dio el primer curso de Psicoanálisis en la Facultad de Medicina.

Henny no se recuperó y murió en 1952. El Dr. Fromm no abandonó México, sino que continuó realizando un importante trabajo de enseñanza y difusión del psicoanálisis.

Dirigió la colección Psicología y Psicoanálisis de la prestigiada editorial Fondo de Cultura Económica, practicó el psicoanálisis y supervisó la práctica de sus discípulos.

En 1953 volvió a contraer matrimonio con Annis Freeman. Dos años después, publicó La sociedad sana y al año siguiente El arte de amar, obras que afianzaron su prestigio.

En estos textos escribió acerca de su teoría del amor maduro, como ingrediente para una realización individual que permitiera escapar a la enajenación producida por la sociedad de consumo o la omnipotencia del propio estado.

El valor humano radica en lo material, en el precio que pueda obtener por sus servicios y no en cualidades espirituales como el amor, la razón o su capacidad artística.

Automatizado, el hombre se enfrenta a una situación peligrosa, ya que su razón se deteriora. Para evitarlo, debe vencer las actitudes pasivas y adquirir de nuevo el sentimiento de ser él mismo.

Después de mudarse nuevamente a Cuernavaca, en 1956 fundó la Sociedad Psicoanalítica Mexicana. Fromm fue un hombre interesado en la sociedad, creador de los conceptos del carácter social y la disciplina de sociopsicoanálisis.

En 1959, su madre Rosa Fromm murió en la Ciudad de Nueva York. Ese mismo año, él publicó La misión de Sigmund Freud. Un análisis de su personalidad e influencia. Continuó dando conferencias en los Estados Unidos e intensificó su compromiso político con el Partido Socialista de ese país.

Enseñó Psicología en la Universidad de Michigan State, publicó El concepto de Marx del hombre y Más allá de las cadenas de la ilusión y fue profesor en la Universidad de Nueva York.

En 1963 fundó el Instituto Mexicano de Psicoanálisis. Poco después publicó El corazón del hombre y creó la Revista de psicoanálisis, psiquiatría y psicología en México. Continuó dando clases en la UNAM hasta su retiro como profesor emérito, en 1965.

Fromm se involucró más en la política pacifista, como los movimientos estadounidenses por los derechos civiles, el desarme y las protestas contra la guerra de Vietnam, lo que incrementó su fama en los Estados Unidos.

Después de publicar Y seréis como dioses, un ataque al corazón lo obligó a alejarse de sus actividades en México y permanecer en Europa durante largas temporadas.

En 1966 publicó La revolución de la esperanza. Tras la victoria electoral de Richard Nixon en Estados Unidos, dejó el activismo político.

Rentó un departamento de verano en Locarno, al Sur de Suiza, y publicó con Michael Maccoby una investigación de campo realizada en Chiconcuac, Estado de México: Carácter social en un pueblo mexicano. Un estudio sociopsicológico.

A pesar de tener problemas de la vista, Fromm era un lector infatigable. Cuando escribió la anatomía de la destructividad humana, consultó una bibliografía de casi 700 títulos y tuvo que pedir ayuda a lectores externos para que elaboraran fichas de otras obras. El libro fue publicado en 1973.

Al año siguiente, a los 74 años, el Dr. Fromm decidió dejar su casa de Cuernavaca y permanecer todo el año en Suiza, donde mantuvo su práctica clínica y trabajó en el libro Del tener al ser.

Su salud comenzó a deteriorarse. Fue operado de la vesícula biliar en Nueva York y tuvo un segundo infarto en Suiza. Pese a estos problemas, se convirtió en una figura líder del movimiento alternativo en Alemania e Italia.

Un tercer ataque al corazón empeoró su condición y, cinco días antes de su octogésimo cumpleaños, el 18 de marzo de 1980, Erich Fromm murió en su casa de Muralto, Suiza.

Fromm se empeñó en armonizar el marxismo y el psicoanálisis; también abrazó en su pensamiento las aportaciones de Oriente, siendo fruto de esta reflexión su obra Budismo zen y psicoanálisis.

Destacó como un crítico agudo de la sociedad de los años 50 con el libro Psicoanálisis de la sociedad contemporánea, donde analizó cómo presiona a la persona para ajustarla a sus imperativos y frustra las necesidades humanas básicas.

Al margen de ese pesimismo, planteaba la esperanza y confiaba en las reacciones de los seres humanos contra la enajenación propia de la sociedad de consumo. Su obra no ha perdido actualidad.

Fromm recorrió muchos países dictando cursos. Aunque en su tiempo fue el autor más popular y prolífico del mundo, carecía de influencia en los círculos académicos.

Sus inusuales actitudes e ideas provocaban la extraña combinación de éxito público y desinterés de sus colegas, quienes reconocieron la importancia de su obra hasta varios años después de su muerte.

Erich Fromm, considerado uno de los líderes y principales exponentes del movimiento psicoanalítico del siglo XX, repetía que si uno salva a una vida humana, salva a toda la humanidad.

investigación y guión: Conti González Báez

¡COMPÁRTELO!