web
stats
Lunes a Viernes de 05:45 a 10:00
BLOG: Red AM
Red AM
Red AM
1110 AM
Junio 26, 2016

Fenómenos astronómicos de este verano
Publicado: Junio 26, 2016

El verano inició el pasado 20 de junio, coincidiendo en el mismo día con la Luna llena de Fresa, hecho que se volverá a ver hasta el 2062. Tal vez por las buenas temperaturas, las noches más cortas del año nos invitan a salir a observar el cielo, así que hay que estar bien preparados para poder disfrutar de los espectáculos astronómicos de este verano.

Constelaciones y estrellas principales

De entre las constelaciones visibles en verano, suelen destacar a simple vista tres estrellas formando un triángulo, que se observa cerca del cenit durante las primeras horas de la noche. Vega (en la constelación de Lira),Deneb (en el Cisne) y Altair (en el Águila) componen el conocido Triángulo de Verano.

Si observamos desde un lugar oscuro, veremos que el Triángulo de Verano es atravesado por una débil neblina. No se trata de nubes, y aún menos de contaminación lumínica. Estamos viendo la Vía Láctea, la galaxia formada por unos 200.000 millones de estrellas a la cual pertenece nuestro Sistema Solar. Durante los meses de verano es el momento ideal para observarla desde el hemisferio norte, ya que incluso podemos llegar a ver en dirección al centro galáctico, en la zona de las constelaciones de Sagitario y el Escorpión, que aparecen por el horizonte sur.

Planetas

Sin duda, los planetas serán los protagonistas del cielo durante este verano. Estas primeras semanas ya son observables a simple vista en el cielo tres de los planetas de nuestro Sistema Solar. Por orden de oeste a este (y de brillo), encontramos a Júpiter, Marte y Saturno. Si tenemos cualquier duda podemos usar un pequeño telescopio para reconocerlos. Deberíamos apreciar sin problemas los cuatro principales satélites de Júpiter, algunos detalles en la superficie de Marte, y los anillos de Saturno.

Para completar el espectáculo se añadirán los otros dos planetas visibles a simple vista, Mercurio y Venus, a principios de agosto. Mercurio es especialmente escurridizo por verse siempre cerca de la claridad del Sol. En el momento de la máxima elongación este, el 16 de agosto, podemos localizarlo a sólo unos 7º sobre el horizonte tras la puesta de Sol.

El 27 de agosto, tendrá lugar una conjunción entre los dos planetas más brillantes: Venus y Júpiter. Esto significa que ambos podrán observarse muy cerca en el cielo, en concreto a 1/15 parte de un grado, es decir ¡casi como un sólo punto! Evidentemente, el encuentro será sólo aparente: Venus estará a 1,5 Unidades Astronómicas, y Júpiter a más de 6.

Lluvias de estrellas

Una de las efemérides astronómicas más populares, año tras año, son las lágrimas de San Lorenzo. Esta lluvia de meteoros, conocida como “lasPerseidas” se produce cuando los restos del cometa Swift-Tuttle colisionan a gran velocidad (¡unos 60 kilómetros por segundo!) con la atmósfera terrestre. El máximo de actividad será alrededor de la noche del12 de agosto, así que este año no habrá condiciones óptimas para su observación debido a la claridad de la Luna, que habrá pasado ya el cuarto creciente. Ya desde los primeros días de agosto, sin embargo, podemos comenzar a ver estrellas fugaces, así que es una oportunidad inmejorable para salir a observar el cielo.

Otro motivo para estar bajo las estrellas a finales de julio son las Delta Acuáridas. Aunque esta lluvia de estrellas no es tan conocida como la protagonista de agosto, este 2016 habrá mejores condiciones para su observación. Su pico de actividad, de unos 20 meteoros por hora, será entre las noches del 28 y 29 de julio. El mejor momento para verlas es a partir de medianoche, cuando el radiante se encuentre más alto en el cielo.

Las lluvias de estrellas son un fenómeno astronómico al alcance de todos, ya que no hace falta (ni conviene) ningún aparato óptico para observarlas, tan sólo un buen lugar donde tumbarnos bajo un cielo oscuro ¡y paciencia!

Eclipses

Dos eclipses de tipos bien distintos se producirán durante los meses de verano. El primero ocurrirá el 1 de septiembre y será un eclipse anular de Sol, aunque solamente será visible desde algunos países de África como el Congo, Tanzania o Madagascar. En este tipo de eclipses la Luna se interpone entre el Sol y nosotros. Sin embargo, al encontrarse la Luna cercana al apogeo, su tamaño aparente es algo inferior al del Sol, de modo que no lo llega a cubrir completamente y deja un estrecho anillo de luz.

El segundo de estos fenómenos será un eclipse penumbral de Luna el 16 de septiembre. En este tipo de eclipses la Luna se sitúa en la zona donde la Tierra proyecta su sombra parcial (la penumbra). El fenómeno es difícilmente perceptible, aunque en este caso sí llegará a observarse desde Europa al principio de la noche, justo cuando la Luna llena salga sobre el horizonte.

Con información de La Vanguardia.
TE PUEDE INTERESAR
No existen entradas similares
¡COMPÁRTELO!