web
stats
Lunes a Viernes de 17:00 a 20:00
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Noviembre 28, 2016

La Historia me absolverá
Publicado: Noviembre 28, 2016

Viernes por la noche, 25 de noviembre del 2016, seis décadas después de que el Granma partió de México para hacer historia, Fidel Castro partió de este mundo dejando un legado que divide opiniones.

Ataviado en su traje militar color caqui, rodeado por la mirada de los santones de la revolución cubana, cuyos rostros cuelgan de las paredes de caoba, con rostro desencajado, voz temblorosa, cansado, su hermano Raúl, actual presidente de la Isla, dio a conocer la historia al mundo.

A pesar de que se esperaba de un momento a otro el fallecimiento del comandante, ya tenía 90 años y cada día estaba más enfermo, la noticia desato reacciones de todo tipo, en Florida donde habita un importante número de exiliados cubanos se destapo el champagne, en la Isla los pañuelos blancos acompañaron las lágrimas.

Juzgar la figura de Fidel desde una óptica maniquea, por una cuestión de simpatía me parece demasiado simplista. ¿Héroe o Villano? ¿Dios o Diablo? Un cubano en Santiago me dice nos dio dignidad, un cubano en florida me dice nos hizo esclavos.

Leyendo sobre él, su historia, escuchando sus largos discursos, a sus detractores y a sus fieles, llegó a la conclusión de la importancia que tuvo para el mundo, para la historia este hombre barbudo, que en su juventud encabezo a 81 muchachos para encabezar una verdadera revolución social. Algo que en México no conocemos.

La corrupción y el servilismo a los intereses de EUA, siempre presentes en la vida pública cubana, habían llegado a extremos insospechados bajo la despótica dictadura de Fulgencio Batista, quien logró concitar en su contra tanto a los campesinos como a gran parte de las clases medias y a amplios sectores de la intelectualidad y del mundo universitario.

La dictadura, minada por sus propios pecados, fue incapaz de hacer frente al movimiento popular.

Apoyado por Camilo Cienfuegos, Ernesto Guevara, Fidel entró a la Habana 3 días después de la rendición de Batista, de inmediato desconoció al gobierno interino encabezado por Manuel Urrutia.

Acumulando los cargos de primer ministro y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, empezó a hacer realidad los proyectos de cambio que habían suministrado una base social a la Revolución: el más importante de todos, la reforma agraria, que expropiaba las grandes haciendas extranjeras para dar medios de vida a los campesinos pobres.

El hecho provocó la inmediata hostilidad del gobierno estadounidense; sin embargo, la actitud de Estados Unidos acabó por estimular un resultado opuesto al esperado. Fidel Castro dictó medidas drásticas, como la expropiación de los bienes de las compañías norteamericanas en Cuba.

A partir de ahí, inició un episodio que se saldó con bloqueos contra la Isla que hasta hoy continúan, enalteció la figura de un hombre que se atrevió a desafiar al poderoso, que jamás cedió ante las presiones de Washington que incluyeron 600 intentos de asesinato, algunos de verdad rocambolescos que van desde cápsulas de veneno hasta atentados con armas, trajes de buzo envenenados o mataharis modernas. La Leyenda del héroe, del líder, del revolucionario, se comenzaba a forjar.

Once presidentes de Estados Unidos llegaron y se fueron sin ver caer a Castro: Dwight Eisenhower, John F. Kennedy, Lyndon Johnson, Richard Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter, Ronald Reagan, George Bush, Bill Clinton, George W. Bush, y Barack Obama. Y es que el líder latinoamericano fue durante décadas una de las mayores obsesiones y la ‘bestia negra’ de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana.

Castro supo jugar sus fichas en la Guerra Fría, fue un aliado de la URSS, que a cambio subsidio su economía, aposto fuerte con la crisis de los misiles que estuvo a nada de provocar una tercera Guerra Mundial. Tras la desaparición de la Unión Soviética, muchos apostaron que el castrismo se hundiría, pero sobrevivió a su propia catástrofe.

Hay una frase que me encanta y aplica a la perfección para definir el tema ¨Mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para convertirte en Villano¨ eso paso con el comandante, quien construyó un régimen a su imagen y semejanza. Se mimetizó con la revolución, las críticas contra él, eran críticas contra el movimiento.

Cerró la puerta a todo cambio. Sin democracia, sometida a un sistema represivo y paranoide, que cobro la vida de miles de disidentes, ya sea por el fuego de las armas o por los barrotes de sus duras cárceles.

Fidel castro fue un protagonista del siglo 20 que desapareció ante su mirada, su encanecida barba, y su enronquecida voz, amigo de Gabriel García Márquez, enemigo de Mario Vargas Llosa, cercano a Mandela, alejado de Juan pablo Segundo, cómplice de los regímenes priistas voraz con los panistas, exportador del socialismo, fustigador del capitalismo, depredador de los derechos humanos, aniquilo el analfabetismo, Fortaleció el sector salud, fulmino la libertad de expresión.

Hace seis décadas se embarcó buscando un mundo mejor, inicio su gestión con ese fin, lo logro, pero se cumplió la máxima, tantos años en el poder terminan por extraviarte, por convertirte en lo que juraste destruir. ¿La Historia lo absolverá?

¡COMPÁRTELO!