web
stats
Domingo de 01:00 a 05:45
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Enero 9, 2017

Más allá del Gasolinazo
Publicado: Enero 9, 2017

El domingo 1 de enero, los mexicanos amanecieron con un aumento del 20 por ciento en los combustibles. Un hecho que más allá de las explicaciones técnicas de integrantes del gabinete, especialistas, etc, se viene a sumar a la lista de agravios contra una sociedad que está realmente harta de la clase política.

No pretendo debatir con los economistas, entiendo que la liberalización de precios en los combustibles se iba a dar tarde o temprano, pero de nuevo las formas condenan a una administración carente de toda autoridad y credibilidad.

El mensaje emitido por el primer mandatario vino a abonar a ese vacío que existe, a esa sensación de que le vale madre lo que pase en el país.  Primero él tendría que a ver suspendido sus vacaciones para dar la noticia, prefirió que en medio de la inconformidad, lo fotografiaran jugando golf.

Apareció ante los ciudadanos hasta el 4 de enero, 7dias después del anuncio oficial, y desde su primera línea su discurso fue rechazado: ¨Como Presidente de la República comprendo el enojo…¨ ¿Usted le creyó?

Hace mucho que Peña no convence, no comunica, sus palabras se escuchan huecas, lejanas, planas, no es solo un problema de personalidad, sino de empatía con la sociedad que gobierna.

Cómo puede pedir comprensión cuando su familia gasta manos llenas, cuando su gobierno dejo escapar a verdaderas sátrapas, Cuando su administración deja un legado de corrupción e impunidad jamás visto, Tlatlaya, Ayotzinapa, la Casa Blanca.

El Peso se ha devaluado en 65 por ciento, comenzó en 12.93, ahora supero los 20 pesos por dólar, continúan la violencia, los homicidios, poblaciones tomadas por el narcotráfico, la desigualdad hoy más que nunca se siente en las calles.

Cuando pensamos que no podía estar peor, Peña demostró que se puede superar a asimismo. ¨Ustedes que Hubieran Hecho¨ es el epitafio perfecto para un gobierno que nunca entendió que no entendió.

Estas palabras, el rostro del primer mandatario es el de alguien acorralado ante las cuerdas, que ya no sabe qué hacer, pero además pretende que nos pongamos en sus zapatos, ¿Cuándo, señor peña nieto usted lo ha hecho? ¿Cuándo realmente se ha puesto en los zapatos de la población?

¿Cuándo se ha puesto en los zapatos de millones que observaron durante cuatro años la manera en que gobernadores, legisladores, partidos políticos y funcionarios saqueaban a una escala nunca antes vista los recursos públicos? Por favor.

Los priistas confirman que se la creyeron, de verdad pensaban que venían a salvar a la patria, al más puro estilo López Portillo, se compraron sus mentiras, se sumergieron en elogios e ignoraron la situación real y el estado de ánimo del pueblo que los tocó gobernar.

Cierto, que el mal humor social apunta a toda la clase política, por eso resulta patético que Alejandra Barrales la líder del PRD o Ricardo Anaya del PAN hablen de responsabilidades, convoquen a marchas, cuando sus legisladores garantizaron para este año una partida de cuatro millones 400 mil pesos para dar mantenimiento preventivo y correctivo a los vehículos de los grupos parlamentarios. A lo anterior se suma el hecho de que los legisladores tampoco pagan la gasolina que consumen, pues reciben vales.

Y lo mismo pasa con los jueces, los magistrados, los integrantes del INE, Gobernadores, delegados.

¿Quieren ser empáticos?  Dejen sus prebendas, sus privilegios, lo demás es pura demagogia, cinismo y mezquindad. ¿Con qué cara hablan de comprensión, cuando toleran que muchos de sus integrantes se llenen los bolsillos de dinero público?

¿Cuál es la diferencia entre los saqueadores de tiendas departamentales y los saqueadores de arcas nacionales? Ambos son delincuentes.

Cierto que Ni Zedillo, ni Fox ni Calderón dejaron el mejor país que digamos, pero el caos o desmadre que está dejando Peña, es de verdad el escenario para la tormenta perfecta, está rebasado por sus propias incapacidades.

Peña no renunciara, y lo peor no recapacitara, llegó el momento en que los ciudadanos asumamos mayor protagonismo, que exijamos la reforma que más falta hace y que ni siquiera se ha discutido, la Reforma del poder, porque la clase política ya no es parte de la solución.

¡COMPÁRTELO!