web
stats
Domingo de 08:00 a 09:00
BLOG: Red AM
Red AM
Red AM
1110 AM
Febrero 12, 2019

Mata Hari, la espía holandesa
Publicado: Febrero 12, 2019

¿Cuántos de nosotros no estamos fascinados con los agentes secretos y los espías que han circulado a través del cine?

La ficción de las películas causa un revuelo en la mente del espectador por las escenas de acción llenas de adrenalina, tecnología, autos, balas y demás.

Sin embargo, la realidad vuelve a superar a la ficción gracias a personajes tales como, la legendaria espía y bailarina holandesa, Mata Hari. Su nombre real era Margarita Zelle y nació en Leeuwarden, hija de un sombrerero y una madre que murió siendo ella muy niña.

Gracias a su exótico físico, se inventó una identidad y se lanzó al espectáculo en París, especializada en danza erótica.

Su fama se acrecentó entre los militares y políticos entre 1904 y la Primer Guerra Mundial. Conoció los grandes secretos políticos gracias a las confesiones de alcoba.

Al parecer, la información a la que era expuesta llamó la atención del Estado Mayor alemán, y en la primavera de 1916, el cónsul alemán en Holanda empezó a ofrecerle importantes sumas de dinero a cambio de información.  Pero en 1916, la bailarina aceptó asimismo convertirse en espía, al servicio de Francia, en la Bélgica ocupada por los alemanes. Convencidos de su condición de agente doble, los servicios de espionaje británicos alertaron a las autoridades francesas, que la sometieron a estrecha vigilancia. Al poco tiempo Mata Hari fue detenida en París.

 Tras un juicio con falta de pruebas en sus acusaciones, Mata Hari fue fusilada en la fortaleza parisina de Vincennes el 15 de octubre de 1917; antes de morir se despidió de los soldados del pelotón agitando la mano elegantemente.