web
stats
Lunes a Viernes de 05:45 a 10:00
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Jesús Escobar
Jesús Escobar
Conductor de espacios informativos
Marzo 6, 2017

Requiem por el Sol
Publicado: Marzo 6, 2017

Recuerdo cuando surgió el PRD, a pesar de estar conformado por ex-priistas, derrotados en la lucha por la candidatura presidencial de 1988, era una bocanada de aire fresco, un partido supuestamente de izquierda, cercano al socialismo, encabezado por un líder nato como Cuauhtémoc Cárdenas, que aparecía en el momento oportuno. Pero…

En Base a esfuerzo abrió espacios, supero la represión, consolido su presencia en la boleta, logro triunfos históricos como la jefatura de Gobierno de La CDMX, en 2006 vivieron su clímax al convertirse en la segunda fuerza política. Encabezaron una agenda de libertades que nadie más se atrevió, Pero…

Dicen que origen es destino, y al final el llamado Sol Azteca fue víctima de su propio ADN, esa incapacidad endémica para lograr la unidad, construir su futuro alrededor de caudillos y no de instituciones, repetir los mismos vicios que sus primos, llegar al poder para servirse de él.

Dos candidatos presidenciales en 5 elecciones, confirmo su dependencia no a las normas, reglamentos, sino a una figura celestial que con su dedo apagara el fuego, no supieron construir cuadros, renovarse, ofertar rostros nuevos, se quedaron en la vieja escuela revolucionaria del caudillismo. Hoy Ni Cárdenas ni Andrés Manuel López Obrador están en sus filas.

¿Quiénes son los líderes? ¿Quiénes son los hombres y mujeres de la moderna izquierda democrática? Alejandra Barrales, Jesus Ortega, Jesus Zambrano, Miguel Mancera, Leonel Luna, Héctor Serrano, puro enano político, ninguno con la fuerza mucho menos con autoridad para tomar el timón.

Hoy somos testigos del hundimiento del barco amarillo y negro que no al ser abandonado por sus tlatoanis no supo enfrentar las fuertes olas, que vio como su coraza fue penetrada por ratas, ratones, grillos.

No hay identidad, el pragmatismo se convirtió en un negocio vergonzoso, que les abrió las puertas a ex priistas resentidos, que de izquierdistas no tienen ni las letras, que utilizaron el partido como membrete. Este es su mayor pecado. Vendió su alma por votos y dinero mucho dinero del presupuesto.

Las administraciones que ha encabezado, con sus honrosas excepciones han sido un fracaso. Graco Ramírez en Morelos es lamentable, Silvano Aureoles en Michoacán es pura farsa, Arturo Núñez está desbordado en Tabasco. Fuera de la Ciudad de México es muy raro que repita al frente de un estado o municipio. ¿Porque será?

Escandalo tras escándalo, corrupción, vínculos con el narco, intolerancia, misoginia, protección de tratantes, fraudes internos, amiguismo, alianzas con grupos clientelares impresentables, hacen que no se pueda diferenciar del PRI o el mismo PAN. Hoy nada hace diferente en el PRD.

El Partido de la Revolución Democrática. No fue revolucionario, no fue democrático. Se hace añicos entre fracciones de rapiña que se disputan lo que queda del botín.

Eso si todos aspiran seguir robando, algunos quieren ser hasta presidentes, otros diputados, unos más funcionarios. Un verdadero concurso de gobernantes desubicados

Rumbo al 2018, el membrete del PRD vale entre 7 y 10 por ciento de la votación, en un escenario tan polarizado, puede ser definitivo, puede inclinar la balanza, las tribus huelen el dinero, las migajas del presupuesto. Pero esa misma paradoja es la que determina el negro futuro.

Si apoya a Andrés Manuel, pude contribuir a que por fin la izquierda llegue a la Presidencia de la República, pero eso significa el fin del partido.

Si apoya al PAN puede sobrevivir como partido, pero haciendo exactamente lo contrario a sus convicciones y a su proyecto de país; serán los esquiroles que le dieron el poder a la derecha.

Si nombra candidato propio en medio de una elección que, a como se ve, será tan polarizada como la de 2006, corre el riesgo de perderse en medio de la confrontación y en una de esas hasta perder el registro.

Ahora no descarte una opción más, Miguel Angel Mancera juega con la posibilidad de ser candidato presidencial sabiendo que jamás ganara, pero, ¿qué tal que se inclina hacia el PRI?, Mancera no tiene ideología, no es perredista, un cargo en el próximo gabinete es suficiente para él.

Es triste ver el final de un partido, que encabezo los debates sobre despenalización de la mariguana, el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, así como el matrimonio igualitario, nadie tiene esos principios, Morena no es un partido; es un movimiento nacional en torno a una figura muy fuerte y carismática. Profundamente conservador y moralista

¡COMPÁRTELO!