web
stats
Domingo de 01:00 a 05:45
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Red AM
Red AM
1110 AM
Enero 23, 2017

Un Futuro que se parece al Pasado
Publicado: Enero 23, 2017

El día que hace 4 meses nadie esperaba que pudiera ser real llego. Donald Trump, el candidato misógino, racista, xenofóbico, corrupto, intolerante, amigo del KKK, Fascista, es el presidente 45 de los EUA. Su toma de posesión confirmo el temor mundial, y deja mucho para el análisis desde diversos rubros.

El magnate se une a la lista de gobiernos nacionalistas que ganan terreno en el mundo, con las consecuencias que todos conocemos, este tipo de administraciones inician con muchas esperanzas, pero como nos recuerda el experto TIMOTHY GARTON, siempre terminan en lágrimas.

Trump se une a Vladimir Putin en Rusia, Narendra Modi en India, Xi Jinping en China, Recep Tayyip Erdogan en Turquía y otros más en todo el mundo. La propia Theresa May en Gran Bretaña que, aunque no es una nacionalista, si responderá a los intereses de esta corriente.

Y aunque ahora festejen la entrada de EUA en este club, no olvidemos la historia, por su propia naturaleza, los nacionalismos están seguramente condenados a chocar tarde o temprano. Por supuesto el choque más peligroso es, con gran diferencia, el que pueda producirse entre China y Estados Unidos

En su comparecencia ante el Senado, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, comparó el programa de Pekin de construcción de islas en el Mar del Sur de China con la anexión rusa de Crimea y dijo que el nuevo Gobierno les diría a los chinos que “no les van a permitir el acceso a esas islas”.

Por su parte el jefe del mando estadounidense en el Pacífico, el almirante Harry B. Harris, advirtió que todos los países de la zona deben analizar la influencia China, porque todo tiene un límite.

La respuesta de Pekin fue muy clara, con nosotros no se metan o aténganse a las consecuencias. ¿Hasta dónde llegarán? ¿Una guerra Comercial? ¿Una Guerra armamentista?

No se trata de ser algorero del desastre, ni mucho menos, pero, no olvidemos que todo proceso de globalización termina en conflicto bélico, así ha sido a través de los años.

En el primer ciclo globalizador, España fue la potencia hegemónica durante gran parte del siglo XVI, pero su política monopólica-mercantilista la condujo a costosos conflictos que desembocaron en la Guerra de los 30 años; conflagración que enfrentó a las principales potencias.

La humanidad tardó dos siglos en recuperar el dinamismo globalizador. No fue sino hasta mediados del siglo XIX cuando inició un nuevo ciclo. Gracias a la Revolución Industrial, los ingleses obtuvieron superioridad naval, comercial y financiera. Fueron hegemónicos hasta la Primera Guerra Mundial.

Lo peor llego cuando potencias emergentes, como Alemania, Japón y Estados Unidos, prosperaron, el Reino Unido se erigió en un imperio cerrado y proteccionista, enfrentaron el desafío germano, entablaron una carrera armamentista y una rivalidad comercial, que fueron la antesala de la Gran Guerra, que terminó con el dominio británico y 50 años de globalización.

Existe una película llamada 13 días, protagonizada por Kevin Costner, donde se narra lo vivido durante el conflicto de los misiles en Cuba. La tensión, el miedo, la agresividad de los sectores ultraconservadores, el ánimo belicoso de aquellos que están enfermos de soberbia, y al final como la nobleza, humanidad y sabiduría se impuso.

Esto no es una película, pero se parece, ante los dimes y diretes, es muy probable, que se registre un enfrentamiento naval o aéreo fortuito en algún lugar de los mares del sur o el este de China. ¿tienen Trump y Xi, el liderazgo, la capacidad, y los asesores sensatos para alejarse del abismo?

El futuro actual se parece mucho a lo que ya vivimos, y que nos ha dejado pobreza, crisis, depresiones económicas, totalitarismos que acabaron en más sangre.

¡COMPÁRTELO!