web
stats
Lunes a Viernes de 05:45 a 10:00
BLOG: La Red con Jesús Escobar
Red AM
Red AM
1110 AM
Diciembre 26, 2016

Un Mundo Feliz en 1984
Publicado: Diciembre 26, 2016

Es habitual escuchar que nos encontramos viviendo en pleno 1984 de George Orwell.

Desde que saliera a la luz que el gobierno norteamericano espía a millones de ciudadanos a través de sus llamadas o de sus redes sociales, las comparaciones con el Gran Hermano son inevitables.

Sin embargo, el sociólogo y crítico cultural estadounidense Neil Postman afirma que en realidad el mundo actual se parece más a la realidad escrita por Aldous Huxley en su excelsa obra “Un Mundo Feliz”, que a la planteada por el autor británico. Ya que más que la censura, impera la saturación y la desinformación: el infinito apetito de distracción del hombre

¿Quién tenía razón? ¿Aldous Huxley o George Orwell? ¿De qué manera triunfa el Poder absoluto: por la vía de la sutileza o siguiendo el camino de la brutalidad? Esta es la Historia de la Semana.

Si bien puede decirse que ambas narraciones llegan a conclusiones similares, lo cierto es que lo hacen por caminos muy distintos, casi opuestos. Un contraste que ha sido resumido con lucidez en un gráfico elaborado por el ilustrador Stuart McMillan.

¿Por qué Postman examina la posibilidad “de que Huxley y no Orwell tenga la razón”? …Esencialmente porque en el futuro que vislumbra el primero la dominación se sirve de recursos mucho más sutiles que los que propone Orwell.…

En Un Mundo feliz es el placer y no el miedo lo que mantiene adormecida a la población, de modo tal que esta cree encontrarse en un sueño satisfactorio y no en medio de una pesadilla.

Mientras que, en 1984, se vive en una sociedad dominada por un sistema de “colectivismo burocrático” que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento.

Orwell temía que los libros se censuraran; Huxley, que no habría razón para la censura, pues a nadie le importaría leer.

Orwell temía a quienes nos privaran de información; Huxley, que el exceso de información nos reduciría a la pasividad y el egotismo.

Orwell temía que la verdad nos fuera ocultada; Huxley, que esta se ahogaría en un mar de irrelevancia.

Orwell temía que la nuestra se volvería una cultura cautiva; Huxley que esta sería más bien trivial.

Como Huxey notó, los libertadores civiles y racionalistas que están en alerta constante contra la tiranía, “fracasaron en tomar en cuenta el apetito casi infinito del ser humano por las distracciones”.

En 1984, la gente es controlada al infligirle miedo; en Un mundo feliz, por la vía del placer.

En suma, Orwell temía que lo que odiáramos nos arruinara; Huxley, que lo amaríamos sería nuestra condena.

En octubre de 1949, pocos meses después del lanzamiento de 1984. Orwell, recibió una fascinante carta de Huxley (quien, 17 años antes, había publicado su propia visión terrorífica de la sociedad).

Lo que empieza como una misiva de alabanzas, pronto se convierte en una breve comparación de las dos novelas, y su explicación de por qué Huxley prefiere la suya por ser una predicción más realista.

“En el curso de la próxima generación creo que los amos del mundo descubrirán que el condicionamiento infantil y la narcohipnosis son más eficaces como instrumentos de gobierno que los garrotes y los calabozos, y que el ansia de poder puede satisfacerse completamente sugiriendo a la gente a amar su servidumbre como si a latigazos y puntapiés se le impusiera la obediencia. En otras palabras, en mi opinión la pesadilla de 1984 está destinada a modularse, llegando a ser así la pesadilla de un mundo que se asemejará más al que imaginé en Un mundo feliz. El cambio se producirá como resultado de una sentida necesidad de mayor eficacia. Mientras tanto, por supuesto, puede desarrollarse una guerra biológica y atómica a gran escala, en cuyo caso tendremos que soportar pesadillas de otro género, apenas imaginables

Gracias de nuevo por el libro”

En esencia tal vez Aldous Huxley y George Orwell estarían de acuerdo, pues coinciden en la necesidad de la conciencia crítica, el conocimiento y la libertad, sin embargo, hicieron énfasis en diferentes peligros para la sociedad

¡COMPÁRTELO!